Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Vivir el ahora’ Category

El Poder de La Esperanza

Esperanza

Creative Commons License

“El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada” 

Johann Wolfgang von Goethe

<

“El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada”

Johann Wolfgang von Goethe

¿Qué nos hace ser humanos? ¿Qué nos define? Nuestra genética? Nuestra crianza? Nuestra trayectoria? Nuestro carácter y nuestra personalidad? Nuestras amistades? Nuestras obras?

Casi todo lo que he mencionado se refiere a aspectos de nuestra persona, algunos físicos, otros familiares, unos más sociales y culturales, la mayoría son conductas observables que pertenecen al tiempo pasado; Pero me parece que somos mucho más que todo esto, también somos nuestro presente y nuestro mañana; somos nuestros sueños, nuestros sentimientos, nuestros ideales, la parte espiritual y personal que nadie puede tocar ni conocer, salvo nosotros mismos y el Creador para aquellos que son creyentes.

En el ejercicio de la voluntad y en la vivencia del presente de cada persona, reside la posibilidad de construirse cada día, sería muy limitado querer resumir o entender a cualquier ser humano sólo por sus acciones pasadas, porque siempre existe el HOY, un tiempo presente para tomar la decisión de SER lo que anhelamos, caminar sobre nuestro pasado y nuestras decisiones anterior, aún aquellas que nos parecieron erradas.

¿Podemos entonces reinventarnos? Definitivamente SI PODEMOS. Pero para ello, hay que creer primero en nosotros mismos, hay que tener fe en lo que podemos llegar a ser, hay que tener esperanza y voluntad, para levantarnos de Nuevo, de la rutina, del vacío, de una vida que no nos satisface. Somos responsables de la persona que hemos construido y la que tendremos la oportunidad de moldear a partir del día de HOY.

En nuestro Mundo, se vive Hoy una Crisis sin precedentes que implica un enorme déficit de Humanismo, me atrevo a decir que existen millones de seres humanos sobre-viviendo en desesperanza extrema. Pero… Si Tu eres una de esas personas que no les satisface su mundo, su realidad, si estás cansado de aquellos que son depredadores de los demás, de los servidores públicos que viven para si mismos, de todos aquellos que contaminan tu realidad con odio, con envidia, con desconfianza, recuerda…

Puedes empezar contigo mismo, construye un mejor ser humano, que comparta su esperanza, su solidaridad y el respeto a la individualidad y el valor de todos los seres vivos. Tu puedes ser luz para otros, la vida no se trata solo de ti, sino también de todos aquellos que se Cruzan contigo y podrían volver a encender una llama en su corazón. Como dice el cantautor Diego Torres: “Hay que pintarse la cara color esperanza” porque “En la adversidad una persona es salvada por la esperanza” Menandro de Atenas.

Solamente Quien es capaz de vivir más allá de sí mismo, será capaz de trascender.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo en beneficio de los demás?

Sergio Moreno Ibarra

  AddThis Social Bookmark Button

Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Read Full Post »

Ser como el río que fluye

Creative Commons License

img_0844.jpg

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons

“Ser como el río que fluye
Silencioso dentro de la noche.
No temer las tinieblas de la noche.
Si hay estrellas en el cielo, reflejarlas.
Y si los cielos se cubren de nubes,
Como el río, las nubes son agua,
Reflejarlas también sin amargura
En las profundidades tranquilas

by Manuel Bandeira

El filósofo griego Heráclito de Efeso alguna vez dijo “nadie se baña dos veces en un mismo río”, refiriéndose al dinamismo de la realidad, de la vida. A un nivel micro-cósmico, los seres humanos estamos conformados de los mismos elementos que el resto de la naturaleza; a nivel atómico somos una serie de protones, electrones y neutrones en devenir, en movimiento.

Actuando en una sola unidad como personas, existimos, nos relacionamos y vamos modificando y enriqueciendo nuestra experiencia en la vida, pero no siempre logramos conservar ese dinamismo de la naturaleza, en ocasiones no avanzamos sino que retrocedemos o nos estancamos y dejamos de ser luz, energía y fuerza para otros, incluso para nosotros mismos.

Una de nuestras tareas en la vida, sin duda es avanzar, cambiar, transformarnos, crecer, trascender, en otras palabras fluir. Pero el camino de la vida no es una autopista recta, tiene muchas desviaciones y rutas alternas, por ello, nuestra experiencia de vida incorpora crecimiento, estancamiento, pérdidas, retrocesos y re-emprender cuando es necesario, nuestro caminar, ajustando la brújula, nuestras metas, re-enfocando el sentido de nuestra existencia.

Fluir como el río: Esta es la metáfora más aproximada al sentido de la vida. En consecuencia, será bueno recordarlo a lo largo de todo el año que viene:

  • A] Siempre estamos ante la primera vez. Al recorrer el camino que va desde nuestro manantial (o nacimiento) a nuestro destino (muerte), los paisajes son siempre nuevos. Debemos encarar todas estas novedades con alegría, y no con miedo, porque de nada sirve temer lo que no se puede evitar. Un río no deja nunca de correr.
  • B] En un valle, andamos más despacio. Cuando todo a nuestro alrededor se vuelve más fácil, las aguas se calman, nos volvemos más amplios, más largos, más generosos.
  • C] Nuestras márgenes son siempre fértiles. La vegetación sólo nace donde existe agua. Aquél que entra en contacto con nosotros, debe entender que estamos allí para dar de beber a quien tiene sed.
  • D] Hay que esquivar las piedras. Es evidente que el agua es más fuerte que el granito, pero necesita tiempo. De nada sirve dejarse dominar por obstáculos más fuertes, o intentar batirse contra ellos, pues gastaremos energía en vano. Lo mejor es saber dónde se encuentra la salida, y seguir adelante.
  • E] Las depresiones necesitan de paciencia. De repente el río entra en una especie de hoyo, y deja de correr con la alegría de antes. En esos momentos, la única manera de salir es contar con la ayuda del tiempo. En el momento preciso, la depresión se llena, y el agua puede seguir adelante. En lugar del hoyo feo y sin vida, existe ahora un lago que los demás pueden contemplar con alegría.
  • F] Somos únicos. Nacemos en un lugar que estaba destinado a nosotros, que nos mantendrá siempre alimentados de agua de modo que, frente a obstáculos o depresiones, podamos tener la paciencia o la fuerza necesarias para seguir adelante. Comenzamos nuestro curso de manera suave, frágil, hasta tal punto que una simple hoja puede detenernos. Sin embargo, como respetamos el misterio del manantial que nos engendró, y confiamos en su Eterna sabiduría, poco a poco vamos ganando todo lo necesario para recorrer nuestro camino.
  • G] Aunque seamos únicos, pronto seremos muchos. A medida que caminamos, las aguas de otros manantiales se acercan, porque aquél es el mejor camino a seguir. Entonces ya no somos uno solo, sino muchos, y hay un momento en que nos sentimos perdidos. Sin embargo, como dice la Biblia, “todos los ríos van al mar.” Es imposible permanecer en nuestra soledad, por muy romántica que esta pueda parecer. Cuando aceptamos el inevitable encuentro con el agua de otro manantial, al final entendemos que eso nos hace mucho más fuertes, esquivamos los obstáculos y superamos las depresiones en mucho menos tiempo, y con mucha más facilidad.
  • H] Somos un medio de transporte. De hojas, de barcos, de ideas. Que nuestras aguas sean siempre generosas, que podamos siempre llevar hacia adelante a todas las personas o cosas que pudieran necesitar de nuestra ayuda.
  • I] Somos una fuente de inspiración.

Tomado del Blog de Paulo Coelho: El Guerrero de la Luz
http://www.warriorofthelight.com/espa/edi114_serc.shtml

Les recomiendo mucho esta cancion interpretada por Diego Torres: Abriendo Caminos

http://www.youtube.com/watch?v=YijW-BQh7qY&feature=related

Sergio Moreno Ibarra
AddThis Social Bookmark Button

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Read Full Post »

Creative Commons License

bailarina-en-el-tejado.jpg

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons

Uno Crece

imposible.ppt

En días pasados pensaba en las ironías de la vida. Cuando somos niños nos morimos de ganas de ser jóvenes para ser como ellos y hacer muchas más cosas, tener bigotes para vernos y sentirnos hombres hechos y derechos y de igual manera les pasa a las niñas, que anhelan ciertas formas de vida de las jóvenes que desearían realizar. Cuando llega la juventud, quisiéramos ser jóvenes adultos, con independencia de todo tipo, para que nadie nos mande, hacer lo que deseamos hacer, viajar, comprar lo que tenemos en mente, a fin de cuentas será adquirido con nuestro dinero y así; aspiramos a ciertas experiencias que nos parecen muy deseables, queriendo adelantar el momento de ser adultos.

Cuando llega la vida adulta, creo que metemos un poco más el freno, aunque a algunos nos ha pasado desear estar en la posición de personas de mayor edad para poder tener un patrimonio similar, mayor tiempo para viajar y disfrutar con la familia y los amigos, pero sin duda, el tiempo presente nos parece a la mayoría un constante devenir, fluir de horas y minutos que apenas van marcando el fin de semana, ya es momento de iniciar otra más; acabamos de celebrar la navidad y ya estamos en vacaciones de verano. No se si a ustedes les pase, pero a mí y a varias personas que conozco también.

La ironía que sugerí al principio es que cuando se llega a una mayor edad, se vuelve la vista atrás y se quisiera tener la misma experiencia y recursos, pero con la mitad de la edad actual y por supuesto con el vigor y la salud que nos da la juventud. Nunca estamos satisfechos, casi siempre anhelamos estar en otra etapa de la que estamos, así seamos niños o adultos mayores, el fenómeno es similar.

En todo este caminar por nuestra historia, vivimos, nos relacionamos anhelamos, construimos, soñamos y en muchas de nuestras acciones y planes, no necesariamente conseguimos lo que buscábamos. Iniciamos proyectos, terminamos otros y sin duda, la vida no es una novela que podamos escribir y que siga nuestros dictados o el guión preestablecido. Al contrario, la vida es impredecible en muchos casos y circunstancias, lo que si es cierto es, que para lograr objetivos y metas hay que poner en ellas nuestra pasión, nuestra perseverancia y todo el empeño posible. De esa dedicación, de esa continua práctica e insistencia se tornarán posibles muchos planes y sueños, aunque algunos de ellos no se realizarán tal y como pensábamos. En esos momentos de desilusión, por lo que no logramos realizar, habrá que recordar las vidas de otras personas que han luchado como nosotros, porque no sólo los resultados y objetivos cumplidos dan la felicidad en la vida, el sólo hecho de atreverse a soñar, planificar, arriesgarse a vivir la vida lo más cercanamente posible a lo que deseamos, nos dan una gran satisfacción. Cómo solía decir el afamado ex basquetbolista Michael Jordan, no hay que tenerle miedo al error, a las equivocaciones; de ellos provienen las enseñanzas más valiosas y más útiles en nuestras vidas.

Agradezco de nuevo a Icela Zamora Reyes por otra reflexión que me envió, en la red la encontré publicada por varias personas y grupos con el nombre de “Uno Crece” que la disfruten mucho, al igual que un servidor.


Sergio Moreno Ibarra
AddThis Social Bookmark Button

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Read Full Post »

Creative Commons License

Creative Commons License
estatua-con-trompeta.jpg

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Choices II

Hay una frase en español: Talante, que significa carácter, convicciones, principios, forma o disposición para actuar y expresa lo que yo mencionaba al final de la entrada anterior; la fuerza vital o llama interior de cada ser humano. Según la autora Debbie Ford en su libro Hágase estas preguntas, cada uno de nosotros tenemos una llama interior que mantiene nuestra fuerza vital. Nuestras decisiones bien avivan o reducen esta energía, según su correspondencia o contradicción con lo que somos y pensamos.
http://www.criticadelibros.org/8479535733

Cuando nuestra fuerza vital y esta llama interior son fuertes, tenemos claridad para pedir lo que necesitamos, vamos tras nuestros sueños y anhelos más profundos, nuestra seguridad no se fundamenta en que los demás aprueben o aprecien nuestra persona, nuestras obras, nuestros logros o errores. Tenemos alegría, esperanza, soportamos las críticas y nuestras imperfecciones.

Cuando nuestra llama y nuestra fuerza vital es pequeña, somos vulnerables, frágiles y débiles. Tenemos miedo y somos aprehensivos, estamos llenos de dudas y necesitamos cosas externas que nos hagan sentir mejor. No nos comunicamos con los demás, no nos sentimos merecedores del amor, del aprecio y la felicidad, somos escépticos y nos sentimos desengañados; probablemente seremos presas fáciles de la crítica, el autodesprecio, las adicciones y las enfermedades.

Algunas decisiones que apagan nuestra luz: el debería, el tener que, el intentar agradar a todos, el tratar de conseguir aprobación externa siempre, compararnos con los demás, mentirnos, juzgarnos y juzgar a otros, no dedicarnos el tiempo para disfrutar, creer que los otros nos aportarán la felicidad, vivir con miedo, derrochar el dinero, comer en exceso, malgastar nuestro tiempo, intentar ser otras personas, negar nuestro propio reconocimiento entre otras cosas.

Algunas decisiones que fortalecerán nuestra fuerza vital y nuestra llama interior: sentir empatía hacia los demás, dedicarnos tiempo a nosotros mismos, reconocer nuestros logros, pasar tiempo con quienes amamos, descansar, divertirnos, hacer ejercicio, comer sanamente, gastar el dinero con sabiduría, planificar nuestro futuro, dedicar tiempo a cultivarnos, ser sincero con nosotros mismos y con los demás, hacer algo por tu comunidad, perdonar, buscar lo bueno, hacer lo que te gusta, recibir el amor y la ayuda de los demás, estar con tus hijos, tu pareja, tus amigos, tu familia, decir tu verdad, perseguir tus sueños.

En una de mis colaboraciones anteriores escribí que para poder avanzar como seres humanos necesitamos vivir el ahora, no quedarnos anclados en el pasado o en el futuro, pero eso no significa que no podamos soñar, el visualizar lo que queremos en un futuro, concentrándonos en nuestras acciones y decisiones de cada día, de hecho, es uno de los ingredientes que todo ser humano necesita para vivir plenamente, con sentido y significado, con esperanza, abiertos a lo insospechado, a la novedad que trae consigo cada amanecer.

Sergio Moreno Ibarra
AddThis Social Bookmark Button

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Read Full Post »

Older Posts »