Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Genética’ Category

Mejor Improvisar que Procrastinar

Acto y Potencia I

Creative Commons License

el-tiempo-se-ha-detenido-don-juan-demarco8.jpg

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons

“No basta saber, se debe también aplicar; no es suficiente querer, se debe también hacer”

Johann Wolfgang von Goethe

 

Inicio este post it con una afirmación pragmática: Mejor improvisar que procrastinar. Decía una de nuestras lectoras que dependerá de lo que escojamos en un día específico; puede ser quedarnos diletantes, expectantes o dejarnos llevar por la acción. Tal vez usted estará pensando que ninguna de las dos opciones le convence y yo comparto su punto de vista, me parece que una tercera alternativa debería ser la acción planificada, pero bueno, la vida no es un script hecho o un guión que podamos seguir al pie de la letra en realidad, así que creo que la mayoría de las personas nos enfrentamos a situaciones que nos exigen una respuesta, decidir, actuar y a veces improvisamos, en otras postergamos lo ineludible o finalmente analizamos, discernimos y pasamos a la acción.

Hoy quiero hablar un poco de la Procrastinación. Ésta, según Wikipedia: es la acción de procrastinar, es decir, de postergar actividades o situaciones que uno debe atender, por otras situaciones más irrelevantes y agradables. Este término proviene del latín pro- (adelante) y crastinus (relacionado con el mañana).

La procrastinación es un trastorno del comportamiento que tiene su raíz en la asociación de la acción a realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad (estrés). Éste puede ser físico (como el sentido durante actos que requieren trabajo fuerte o ejercicio vigoroso), psicológico (en la forma de ansiedad o frustración), o intelectual. El término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir. El acto que se procrastina puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante. La procrastinación también puede ser un síntoma de algún desorden psicológico, como depresión o TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad).

http://es.wikipedia.org/wiki/Procrastinaci%C3%B3n

Menciono la procrastinación en esta ocasión, por que desde mi punto de vista y mi experiencia personal, esta forma de comportarnos puede tener consecuencias muy trascendentes en nuestra vida; cuando no sólo es una actitud eventual sino que se instala en nosotros, deteniendo nuestro crecimiento y desarrollo personal. Soy consciente de que existen en nuestro proceso personal, tiempos para dar pasos hacia delante o hacia atrás, tiempo para reflexionar y decidir, momentos para pasar a la acción y realizar todas aquellas capacidades, talentos y potencialidades que viven en nosotros como decía el sabio Aristóteles, pero existe todo un camino que tendremos que recorrer para sacarlas de la mera posibilidad y transformarlas en actos concretos.

http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiagriega/Aristoteles/Acto.htm

 

En la siguiente entrada explicaré algunos tipos de procrastinación, sus posibles causas y sus consecuencias, su relación con el cambio y con nuestra vida.

Sergio Moreno Ibarra
AddThis Social Bookmark Button

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Anuncios

Read Full Post »

 

Una Diferencia Infinitesimal

Creative Commons License

gotas-de-agua-en-la-ventana.jpg
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Creative Commons License

“Desde el punto de vista del ser biológico no hay errores, no hay minusvalías, no hay disfunciones…. sólo desde el espacio humano yo prefiero ser una araña y no una mariposa… Es desde la perspectiva en que yo quiero que los mundos de la araña y de la mariposa se intersecten de alguna manera, cuando una es más bonita que la otra… Es en el espacio de las relaciones humanas que el niño limitado pasa a ser limitado… En Biología no existe minusvalía (ni plusvalías)”

Humberto Maturana

http://www.robertexto.com/archivo14/compet_cognitiva.htm

Si el texto anterior no fue suficiente aguijón para Usted, traigo de mis recuerdos aquellas palabras del Dr. en Educación Miguel López Melero, en una conferencia donde daba una aproximación hacia el ser humano explicaba que aunque en principio somos química y física, también somos biología y sociología. En contra de muchas voces que defienden como principio de muchas causas: que todo está en los genes, Melero, concluye agregando, que no puede ser así, los genes no son egoístas, no son negros o blancos, no piensan y no aman, no toman partido; además de nuestra dotación genética, la educación y la influencia del entorno cultural establecen las diferencias básicas entre los seres humanos.

http://www.fapaginerdelosrios.org/documentacion/diversidad_desarrollo_m_melero.pdf

fingerprints-dna.jpg

 

En la entrega anterior, hablé del retro-aprendizaje como elemento necesario en la vida (para sobrevivir nuestra etapa de formación escolar), es decir, la necesidad de reaprender, olvidar antiguas programaciones, re-entrenarnos. Esta necesidad surge de nuestra necesidad de trascender, de seguir adelante y superar lastres que en algunos momentos detienen nuestro desarrollo. Si en la mayoría de nuestros sistemas educativos se tomara en consideración la increíble originalidad de cada persona, estoy seguro que la educación en muchas aulas sería muy distinta, mucho más rica, tendría que valorar más la riqueza y el aporte de cada ser humano a su especie y a la historia. Desafortunadamente en muchas épocas de la humanidad, la mayoría ha ejercido la tiranía de su verdad contra las minorías que han pensado en forma distinta, baste recordar a tantos hombres y mujeres que pusieron en juego su honor, el prestigio e incluso sus vidas por defender ideales no compartidos por sus contemporáneos: Jesucristo, Catalina de Siena, Galileo, Sor Juana Inés De la Cruz, Gandhi, Edith Stein, Martin Luther King, Hidegarda de Bingen y tantos otros ejemplos que sería imposible citarlos aquí.

Quiero agregar además, que en entregas anteriores cuando hablo de renovarse, mejorar, estoy hablando de un proceso que incluye aceptarnos como somos, con nuestra originalidad, no hay otro ser humano genética o psicológicamente igual a mí en todo el universo, ni tampoco ha existido antes. Eso debería tener mucho valor para todos nosotros, cuando nos sentimos flaquear en esa lucha por ser uno mismo, cuando los Otros nos regalan su juicio de ser diferentes o raros, si así es, es una señal de que tenemos algo distinto y muy valioso para aportar a la humanidad y aunque hay parámetros para fijar la normalidad al describir a las personas con términos científicos, creo, que la línea que nos divide a unos y a otros es infinitesimal, casi imperceptible, algunos científicos especializados en el cerebro reparan que las diferencias en las funciones del cerebro humano sobre las de un mono es de un 3% o 4%. Estar de un lado o del otro es cuestión de grados, de percepción, de consensos, como dice el refrán popular: todos tenemos algo de poeta, genio y de loco.

En alguna próxima entrada hablaré un poco de algunos esfuerzos educativos actuales que buscan respetar al máximo estas diferencias humanas.

Quisiera terminar con un breve extracto del libro El Vendedor Más Grande del Mundo de

Og Mandino.

Disfruta este día, hoy… y mañana disfruta mañana.

Nunca más sentirás autocompasión y cada nuevo día será un desafío y una alegría.

Has nacido nuevamente… pero igual que antes puedes elegir entre el fracaso y la desesperación o el éxito y la felicidad.

La elección es tuya. La elección es exclusivamente tuya.

Recuerda entonces las cuatro leyes de la felicidad y el éxito:

Anota tus dones.

Proclama tu individualidad.

Camina otro kilómetro.

Usa sabiamente tu poder de elección.

Y algo más, para complementar las otras cuatro leyes.

Haz todo con amor… amor por ti, amor por otros y amor por mí.

Seca tus lágrimas. Sal, toma mi mano y mantente erguido.

Permíteme quitarte las mortajas que te atan.

Este día ha sido notificado.

Tú eres el milagro más grande del mundo.


Sergio Moreno Ibarra
AddThis Social Bookmark Button

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Read Full Post »

Creative Commons License

cerillo.jpg

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons

Responsabilidad

“Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser

lo que es y se reconoce libre de ser lo que desee ser”

Jean Paul Sartre

Algunas entradas anteriores hablé del punto de vista de algunas personas que opinan que nuestros condicionamientos biológicos, genéticos, psicológicos y sociales entre otros, determinan o configuran nuestros actos, por lo tanto, realmente somos muy poco libres de lo que hacemos o dejamos de hacer.

Los avances contemporáneos en algunas disciplinas como la neurobiología, la neurología aplicada a las ciencias de la conducta, la genética y sus distintas ramas, la bioinformática y demás adelantos científicos y técnicos están ofreciendo novedosos planteamientos para los cuáles el derecho y la misma filosofía están siendo cuestionados en sus fundamentos. Muchos de los avances mencionados anteriormente han querido plantear que ante ciertos escenarios y circunstancias, las personas no son libres en realidad o al menos responsables de sus actos a cabalidad.

Así que no es extraño contemplar historias contemporáneas en las que se utiliza legalmente defensa por locura temporal, casos reales en las noticias en los que se plantea que una persona afectada en su cerebro no tiene la capacidad de juicio y de toma de decisiones, debates en los que se discute si los adolescentes tienen un cerebro completamente desarrollado para el juicio moral como defiende la Asociación Médica Estadounidense y otros grupos, inclusive; se introducen los resultados de imágenes por resonancia magnética del cerebro (IRMf) para presentar fronteras nuevas entre cerebros normales y anormales dentro de juicios en la Corte; según nos explica Jeffrey Rosen, colaborador del New cork Times.

http://www.obsmagazine.com/articulos.php?id_sec=1&id_art=75

Existen posturas como la de Robert Sapolsky, neurobiólogo de Standford que explica que existen personas con sus cerebros muy dañados, que aunque pueden distinguir entre el bien y el mal no pueden controlar su conducta. Otros como Stephen J. Morse, profesor de derecho y psiquiatría de la universidad de Pensilvania, que equipara las explicaciones de las neurociencias con las psicológicas, explica que los cerebros no son los que cometen crímenes, los cometen las personas; porque si los cerebros adolescentes fueran la única causa de su comportamiento, esperaríamos tasas de homicidios iguales a las de los Estados Unidos en todo el mundo, pero las cifras muestran índices muy distintos.

La ciencia ficción y la industria del entretenimiento han llegado a plantear escenarios donde la policía y las autoridades jurídicas, procesarán personas por acciones que potencialmente pueden llegar a cometer, introduciendo elementos esotéricos como la adivinación de parte de videntes y otro tipo de recursos fantásticos y tecnológicos; como nos muestra la película Minority Report que protagoniza Tom Cruise.


Como dice Fernando Savater, la responsabilidad es la contrapartida necesaria de la libertad, el sujeto es libre para actuar pero no para desprenderse de la consecuencia de sus actos. Jorge Bucay, en el mismo sentido observa que declararse libres es dar este paso en mi definitiva autonomía, asumir el costo de mis decisiones, es encarar la vida con verdadero protagonismo, entendiendo los hechos de mi vida como una consecuencia de mis decisiones.

Así que yo decido ser responsable de mi vida o víctima de las circunstancias, soy libre de quedarme o salir, de decir o callar, de insistir o abandonar, de correr los riesgos que decida y de salir al mundo a buscar lo que necesito.

Creo que cuando nos situamos de esta forma ante nuestra vida, tomando sus riendas, buscando cada vez más en nosotros mismos la génesis o la raíz de nuestro presente y nuestras circunstancias, en lugar de buscar excusas o culpables en terceros, o fuera de nosotros, avanzaremos en el camino diario de construirnos como seres humanos más completos y auténticos, más libres, más dueños de nuestra historia. Creo también, que en la misma medida, en la que nos decidamos a ser libres y responsables de nosotros mismos, en la misma proporción tendremos la capacidad de cambiar, re-escribir sobre nuestros acontecimientos, reinventarnos una y mil veces si es necesario.

Sergio Moreno Ibarra
AddThis Social Bookmark Button

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

Read Full Post »

Anuncios